lunes, 26 de enero de 2015

El primer juego de Rol que Jugué

Hola a todos y bienvenidos a mi nueva casa.

Tal y como comentaba en mi anterior blog, una vez dado por finalizado mi anterior proyecto, le daba vueltas a si seguir publicando artículos en dicho blog o crear uno nuevo. Al final me he decidido por abrir uno nuevo y con dominio propio. Como no sabía que empezar a publicar, he tirado de un clásico y responder a la pregunta ¿Cúal fué el primer juego de rol al que jugaste?

Y hasta aquí el tópico, porque me voy a aventurar a afirmar que muy poca gente puede decir que se inició con el mismo juego que yo, este es ni más ni menos que "NIÑOS, EL JUEGO DE ROL DE LOS NIÑOS DE GOMA".

¿Fate? Para mi Mainstream xD


Todo empezó una mañana tras ir al cine a ver Jumanji. A la salida se sucedió la típica charla con mis amigos mientras regresaba a casa caminando, hablaba de lo que molaría tener un juego en el que vivir ese tipo de aventuras. Ni corto ni perezoso uno de ellos (J.B.) me invitó a jugar a un juego en el que me aseguraba que era posible vivir aventuras como esas, un juego de rol. Quedamos para jugar esa misma tarde.

Rápidamente el master me explicó que era eso del rol y que debería interpretar el papel de un personaje, pero que en esta ocasión el personaje sería un niño de EGB, puesto que habían publicado un nuevo juego en la Líder que querían probar (porque estaban cansados de Runequest y la Llamada de Cthulhu, ¡Malditos!).

Rellenamos las hojas de personaje en un suspiro, el sistema era muy simple y confié en ir enterándome del funcionamiento mientras jugaba. Me decanté por interpretar una versión de un primo mío que era más malo que un dolor de muelas. Uno de los jugadores se había agenciado el papel de "niño bueno" y el otro tenía el mismo número de puntos de ser bueno que malo. Así que, siempre en mi línea de hacer algo distinto, pues ¡ea!, yo seré el niño con mala idea.

Los personajes empezaron en sus casas y la primera "misión" era convencer a tu padre / madre / abuelos / hermanos para que te llevasen al parque donde habías quedado con tu pandilla para jugar por la tarde... mi personaje tuvo que escaparse, solo era el primero de una serie de líos en los que me metería.

El del balón puede parecer adorable, pero está planeando una trastada.

Ya en el parque jugamos a varias cosas, carreras de coches, escondite, etc. Pero lo que recuerdo con más cariño fué cuando a los niños se les ocurrió jugar a "Astronáutas y Alienígenas". En ese momento, mi niño dejó de serlo, el parque dejó de existir, me convertí en un astronáuta de la brigada estelar explorando un extraño planeta. La misión no tardó en complicarse cuando apareció un extraño alinígena bípedo con un pequeño robot que intentaba descubrir nuestra presencia (una vieja paseando un perro). No podía permitir que la misión fracasara, así que actué rápidamente lanzando un ataque preventivo con mi pistola de rayos (un tirachinas), contra el robot, debí darle a algún mecanismo porque entró en corto y arrastró a la vieja/alien por la superficie del planeta. Seguramente mi acción tuvo que infringir alguna norma del código de la brigada, porque llegó la policia espacial (un vecino) y me encerraron en la prisión (mi casa). Tendría que volver a planear otra huída...

Puede parecer una tontería, pero os juro que recuerdo todas esas cosas como si realmente las hubiese vivido, por un momento fuí ese niño jugando en el parque. Un jugador de rol adolescente jugando a niños que jugaban a un juego de rol mucho más antiguo, el juego de rol de la imaginación.

Desde ese momento decidí que siempre me gustarían los juegos de rol...

Así que como podéis ver, mi inicio en esta afición es totalmente atípico. Ahora os dejo con unos enlaces de interés, entre ellos el própio juego de rol que su autor, Francisco Franco Garea publicó en 2008 bajo dominio público.

Reglamento de ¡Niños!: Descargar de Mega - Descargar de Google Drive



Publicar un comentario